Pavimentan el tramo de avenida Jorge Romero

Miércoles, Julio 12, 2017 - 14:38

Maquinarias y operarios trabajan en las inmediaciones a la intersección de avenida Jorge Romero y avenida costanera sur Juan Pablo II. Arriba del nuevo ducto, que desagua el tramo final del arroyo Limita, ya se colocó una capa base de arena cemento de 22 centímetros de espesor, en tanto que en los próximos días se echará otra de 20 centímetros de hormigón. Además, en la zona adyacente se procede a realizar tareas de relleno y compactación. Por la nueva bóveda desaguan líquidos de 25 barrios del suroeste de la ciudad.

La Municipalidad de Corrientes informa que avanza rápidamente con las obras de pavimentación de la avenida Jorge Romero, en el tramo final de la desembocadura del nuevo pluvial subterráneo de hormigón construido en cercanías a la intersección con la avenida costanera sur Juan Pablo II.

El pasado fin de semana el sector fue intervenido con camiones tipo Mixer, que arrojaron mezcla de arena cemento de 22 centímetros de espesor, y durante esta semana se arrojará otros 20 centímetros de hormigón.

Retroexcavadoras y camiones bateas rellenaron la zona con tosca luego de realizar un nuevo ducto de hormigón de 100 metros por el que desaguan líquidos de unos 25 barrios del suroeste de la Ciudad. Además se compacta el sector oeste, donde se realizará una plazoleta y se colocará nueva iluminación, bancos, juegos para niños y aparatos biosaludables.

Operarios ya ejecutaron la bóveda de hormigón de 3 metros por 2,20 incluida su losa superior. En esa zona, el Municipio debió abrir un canal alternativo para que no se acumule el agua en la zona, de manera que la derive al río y los obreros puedan trabajar con tranquilidad y en condiciones de seguridad. Como el conducto principal ya fue terminado, abierto y funciona normalmente llevando las aguas al Paraná, el accesorio se habilitará cuando se den precipitaciones de gran volumen.

Por otra parte, técnicos municipales finalizan la construcción de una gran cámara en cercanías de Pasaje Morgan y supervisan el entibamiento y apuntalamiento del otro sector desmoronado, en la intersección con la calle Suipacha.

La obra consistió en la construcción de un nuevo ducto de hormigón reforzado, para reemplazar al entubamiento del arroyo Limita de chapa galvanizada de alrededor de 20 años de antigüedad. El mismo, con el tiempo, sufrió daños severos como corrosión y debilitamiento de la estructura por la gran cantidad de conexiones clandestinas de cloaca que descargan en el pluvial.